jueves, 16 de mayo de 2019

la nave


El hombre se transformó  en  apenas un segundo, encontrarse con aquel animal olisqueando la entrepierna de sus pantalones hizo que todo su cuerpo se pusiera en guardia, lo dejó sin respiración. Lo habían avisado de la sospechosa  actividad de coches de lujo entrando en la nave abandonada,  seguro que habría seguridad pero de perros peligrosos no le comentaron nada.  No tenía escapatoria si se movía aunque fuera un solo pelo el perro actuaria y no quería ni pensarlo, pasaron tres segundos más que le parecieron una eternidad y apareció un guardia jurado corriendo , sin pararse siquiera amarró al perro  y le ordenó sentarse .
—¿no ha visto el cartel a la entrada?
—¿  A qué entrada  se refiere? No hay puertas en la nave y siempre ha sido así, por lo menos desde que la conozco.
—¿Es de por aquí cerca?¿cuánto hace que no pasa por la entrada principal?
—Hace varios días.
—hace poco que pusimos el cartel, ¿se puede saber qué diablos hace por aquí y por qué lleva esa cámara?
—Se lo explicare, si me deja que me mueva y sujeta al perro .Le aseguro que no soy peligroso, me llamo Andrés, Andrés Sánchez, soy periodista intentaba hacer un reportaje sobre la venta reciente  de la nave  por parte de sus antiguos dueños. Alargó la mano con la identificación de prensa junto al D.N.I, que sacó del bolsillo del chaleco
—me temo  que tiene que abandonar la nave y entregar el material, no quisiera perder el trabajo, si mis jefes se enteraron de que he dejado entrar un periodista y encima con cámara creo que me despedirán
—No se preocupe le entregaré todo lo que quiera, pero podría al menos contestarme algunas preguntas no mencionare la fuente .Pero está claro que aquí pasa algo raro
—Le aseguro que no puedo ayudarle en nada, solo llevo dos días en el puesto cubriendo una baja.
—Dice que cubre una baja, ¿podría dar más detalles al respecto?
—Ya le estoy dando demasiadas, ¿no es su trabajo investigar?, venga conmigo le acompañaré a la salida está oscureciendo y aún no ha dado tiempo de poner los focos de vigilancia
—Tampoco he visto cámaras de vigilancia.
—Se pusieron, pero alguien las inutilizo y se tuvieron que llevar al taller por cierto me llamo Santiago, me ha dado usted un susto de muerte, en verdad desde que trabajo aquí no gano para sustos.
 Por lo visto el guardia estaba dispuesto a colaborar, algo le era extraño en él se notaba el miedo en su mirada, de pronto el perro empezó a actuar muy raramente encogiéndose y poniendo el rabo entre las piernas, el por lo menos sintió un frío helado y al parecer el guardia debió  también notar algo, pues se estremeció y comenzó a apuntar con la linterna buscando en la dirección que creía que podía provenir aquello tan raro.
—¿Qué coño ha sido eso?
—corra hágame caso y corra debemos llegar a la salida.
 Los tres corrieron como si lo persiguieran la misma muerte, el primero el perro y ninguno se atrevió a mirar atrás ¿Qué era aquello? Cuando llegaron a la salida de la nave les faltaba la respiración y el perro había desaparecido al soltarse la correa de la mano del guardia.
 Pararon después de dejar la salida de la nave justo a sus espaldas, se apoyaron ambos en sus rodillas para coger aliento.
—¡Dios! qué miedo ,creo que en mi vida he sentido tal cosa ¿sabe que ha sido eso?
—Ni idea pero le aseguro que mañana no vengo a trabajar .Se puede quedar con la cámara y todo el material que quiera, mi compañero está de baja psicológica por lo visto vio lo que sea esa cosa,  esta ingresado en salud mental, no habla y tiene la mirada perdida, le han sondado para hacer sus necesidades y está todo el día y noche sedado.
Si buscaba una historia ya la tenía pero ¿sería capaz de volver a la nave? De momento buscaría el hospital de salud mental donde estaba el pobre hombre ingresado y acompañaría a Santiago a su casa, este llamo al perro y apareció unos metros más adelante justo donde estaba el coche aparcado del guardia
—¿Le importa si le acompaño a casa?
—Por supuesto que no, puede hacerme todas las preguntas que quiera, de noche no vigila nadie la nave, desde que se reunieron unas gentes de poder y dinero e hicieron algo muy raro.           


miércoles, 15 de mayo de 2019


La ofensa:
Autor José María.
Los ciudadanos de Garbolin estaban contentos su reina y maga, por fin había accedido a casarse con un príncipe extranjero; por lo visto, hijo de su antigua amiga, la otra reina maga de Boligar. La reina Elsa, ¿Cuánto tiempo hacía que no la veía?, ¿Desde la boda?, no sabía que había tenido un heredero, claro que la última vez que se vieron, no salieron bien paradas por culpa de su comentario, por el pelo de su esposo .Ella lo llamó Gorila en una conversación después de la boda, al parecer no le cayó bien a su amiga, que si mal no recordaba le contestó.
 —¡Tú sí que te casaras alguna vez con un gorila!
Desde entonces no había vuelto a conectar con ella por la bola de cristal, hasta hacía dos semanas, le sorprendió verla por la bola mágica y aún más lo que le propuso.
 El matrimonio con su hijo .Tenía veintidós años, para una maga era natural no envejecer, podría estar con ella el tiempo suficiente, vería como se pondría viejo y ella seguiría joven.
En el almacén del palacio se sacaron los grandes carruajes, para ponerlos a punto para la boda y las galas para las torres, se sacaron para ir engalanando por la ciudad, todo debería estar dispuesto para el gran día, esperaba que el tiempo mejorara, hacía días que había niebla, si no tendría que emplear sus poderes para que hiciera un día espléndido.
No dejaría que nada lo estropeara todo, tras dar sus últimas indicaciones para la boda se fue hacia su habitación, había quedado para ver a su prometido por la bola.
—Si me recibes muéstrate .Dijo tocando la bola con una mano y la otra suspendida en el aire.
—Hola querida me ves, yo a ti si, pareces estar muy alterada.
—¡Elsa!, me alegro de verte, tú en cambio estás radiante, ¿por donde anda tu hijo lo tienes cerca?
—Ven Jorge muéstrate a tu prometida, Vamos no seas tímido.
Por la bola lo primero que se vio fue un Gorila junto a un apuesto joven, alto, musculoso,  ojos azules.
qué es lo que pasa se va la imagen Elsa me ves, Elsa.
 Por la bola no se veía nada, intentaría más tarde comunicarse seguramente la niebla hacía de las suyas y no dejaba transmitir.
Las interferencias siguieron durante días, algunas veces lograba conectar apenas un minuto o dos, pero la imagen se cortaba o se veía muy mal, los días para la boda se acercaban y cada vez se sentía más atraída por el bello joven .En la imagen siempre aparecía con el Gorila, pensó que sería su secretario personal o amigo
Un día antes de la boda, apareció una flotilla de barcos a los muelles de la ciudad, en ella vendría, el novio, su comitiva y claro está los padres del prometido.
 La flotilla fondeo casi toda, en la bahía, solo atracaron dos buques, de uno de ellos avistó en la cubierta al joven Jorge con su amigo o lo que fuera.
 Desde la torre del palacio pudo divisar todo el protocolo de bienvenida que se organizó; pronto debería bajar al salón para recibirlos, del muelle a palacio no había mucho recorrido.
La gente, vitoreaba a la reina y al príncipe Jorge en el corto camino, al cabo de unos minutos la carroza, paro en el patio de palacio con su escolta y se apearon el príncipe y su compañero. En la segunda se bajaron los reyes de Boligar.
La reina Elsa y su marido.
—Querida de verdad crees que ha sido buena idea casar a nuestro hijo adoptivo con tu amiga.
—No te preocupes cariño ya está todo firmado. Si no aceptara sería una ofensa, hacia nuestro reino.
—¿A pesar de ser un Gorila el príncipe?
—Gorila o no, es nuestro hijo y príncipe, no creo que os quiera ofender, con la mitad de vuestra flota a las puertas de su ciudad.
Mientras, la reina esperaba en el salón del trono, aparecía el Ordenanzas real.
—Su majestad el príncipe heredero del reino de boligar, Jorge III
Por los arcos de la gran puerta, apareció un gran gorila con ropas de humano y señas de estar bien amaestrado, en el abarrotado salón empezaron a oírse exclamaciones de sorpresa.
En la cabeza de la reina, estaba una frase que ahora si recordaba bien.
—¡Tú sí que te casaras con un gorila! Te lo prometo.
Del trono se desplomó desmayada.
—¡Los reyes de Boligar sus altezas……….

  

sábado, 29 de diciembre de 2018

NECESITO LECTORES CERO

Hola a tod@s a mi blog este es mi primer día ,espero que me perdonáis.mi idea es escribir sobre lo que quiera en algún momento y podéis comentar sobre ello siempre respetando unas mínimas normas de policía el derecho de cada persona terminará cuando comience el del contrario. subiré algunos capítulos de novelas de fantasía ....solo es el principio del blog un saludo y gracias.
Josè maría.

Primer relato corto:
El paseo por la playa.
Elena caminaba por la playa como hacía desde que se mudó  de Madrid, aquella playa la relajaba, la arena blanca limpia y fina, sentir sus pies desnudos cuando paseaba y admirar aquel paisaje de la costa de Cádiz.
Aquel mar verde esmeralda de sus orillas, la transportaba a otro lugar del  caribe a pesar de estar en España. Concretamente  en el paraíso del sur del país y en el centro de la comarca de la mal llamada campo de Gibraltar, pues la mayoría de costa es de Tarifa, en concreto 50 km de playas y costa, apenas a catorce kilómetros Enfrente está África.
Había llegado caminando a la desembocadura del rio la vega, donde se divisaba las boyas de la almadraba y como faenaban sus pescadores preparándose para la temporada del atún rojo actividad que ya antes de los romanos realizaban todos los años.
Había andado ya un buen trecho desde la isla de las palomas donde se encuentran a un lado el mar Mediterráneo y al otro el Atlántico, decidió darse un baño descansar y volver por el mismo camino ,a sus cuarenta y ocho años de edad hacía tres que se había divorciado, nunca había probado  otra relación ,aunque sí había estado con hombres y una mujer .pero no pasaban de ser amistades de una noche ,tuvo que pasar un año y medio para empezar a olvidar aquel infierno que fue su divorcio, empezó a vivir de nuevo cuando se trasladó a vivir al pueblo de su familia paterna .
Se tumbó en la arena después del baño, acercó su mochila para comprobar el móvil que le había pitado, mensaje bienvenido a marruecos su tarifa…..que suele suceder cuando vives en la frontera con las líneas telefónicas en tarifa era normal que te viniera una factura de las gordas como no estuvieras atento y quitaras el romín, apago el móvil y recordó las notas con imanes que tenía en la nevera de casa,. En el calendario que se soporta  por un imán de la figura de un león, había una nota sujetada por la figura de una jirafa decía.
DIA 11 CENA CON JUAN ANTONIO.
No tenía coartada, esa noche cenaría con el hombre que había conocido hace apenas tres semanas. Él mismo puso la nota en el frigorífico para que no le volviera a dar plantón. Esa noche debía quitarse los nervios de sentir de nuevo algo que hacía mucho tiempo que no sentía por otra persona, estaba de nuevo enamorada, pero tenía miedo.
El móvil sonó de nuevo era una llamada Juan Antonio.
—Sí, dime.
—Hola Elena, por donde andas, solo llamo para  recordarte lo de esta noche, en mi casa.
—No era necesario, no te preocupes esta noche sobre las ocho y media, te viene bien?
—Perfecto, te espero a esa hora, un beso, hasta luego.
Se volvió boca arriba para tomar el sol un poco, era agradable, decidió concentrarse en disfrutar del momento para ella, en la vuelta decidiría, pero de lo que estaba segura era que estaba  enamorada y que tenía miedo ¿valdría la pena probar de nuevo?
De momento el paseo como todas las mañanas era una medicina para ella y quien sabe tal vez tendría una oportunidad ….